Dinero

Inflación y mercado inmobiliario: Qué puede hacer ante el aumento de precios

Con otro reporte inflacionario desalentador en junio, los compradores y vendedores de viviendas siguen enfrentándose a la dura realidad de que los precios de la vivienda –que se preveía que se enfriaían este año– quizá no se desaceleren durante algún tiempo. La pregunta que se hacen ahora los buscadores de vivienda es: ¿Deberían esperar a que pase este periodo de precios elevados?

Los analistas estaban casi seguros de que la inflación de un año a otro sería mayor en junio, y no se vieron decepcionados: La cifra principal subió al 9.1% el mes pasado, frente al 8.6% de mayo, y afectó a todo, desde lo que se paga en la gasolinera hasta el costo de la vivienda. Esto incluye las tasas de interés de las hipotecas, que iban camino del 6% en junio, pero que recientemente han retrocedido a alrededor de 5.5%.

Lea este artículo en inglés en Bankrate.com

Para que la inflación vuelva a la normalidad, la Reserva Federal ha subido las tasas de interés tres veces en lo que va del año, y está prevista otra alza para finales de julio. Esas medidas han influido indirectamente en las tasas hipotecarias.

“La inflación influirá mucho en la evolución de las tasas hipotecarias en los próximos meses”, afirma Greg McBride, analista financiero en jefe de Bankrate. “Cuando la inflación empiece finalmente a ceder, también lo harán las tasas hipotecarias; pero incluso entonces, los precios de la vivienda seguirán estando sujetos a la demanda y a una oferta muy ajustada”.

Aunque es posible que no veamos un aumento tan drástico de las tasas en lo que queda de año, el reciente repunte hizo que los pagos mensuales de las hipotecas subieran un 51% desde el pasado mes de mayo, según la National Association of Realtors. Eso, unido al aumento de los precios de la vivienda, hace que sea “inasequible”, especialmente para los que compran una vivienda por primera vez.

A nivel nacional, los precios de las viviendas aumentaron un 20.2% de un año a otro en mayo, según informa CoreLogic. Aunque el alza de las tasas hipotecarias debería haber frenado la tendencia, el inventario de viviendas sigue siendo escaso y la inflación no ayuda.

Ese desequilibrio se está traduciendo en aprensión para los compradores de vivienda, que ya tenían opciones limitadas a un precio asequible, y que hoy tienen menos poder adquisitivo con las tasas más altas. Un índice de Fannie Mae que mide el sentimiento de compra de vivienda alcanzó recientemente su segunda lectura más baja en 10 años, con solo el 20% de los encuestados creyendo que es un buen momento para comprar. Un récord del 81% cree que la economía va por “mal camino”.

Los vendedores de viviendas tampoco se sienten tan bien con sus perspectivas.

“Curiosamente, las percepciones de los consumidores sobre las condiciones de venta de viviendas disminuyeron significativamente en junio, volviendo a los niveles anteriores a la pandemia”, dijo Doug Duncan, vicepresidente senior y economista en jefe de Fannie Mae, en un comunicado. “Esto fue particularmente cierto para los propietarios de viviendas encuestados. Al mismo tiempo, los consumidores, especialmente los que se encuentran en los grupos principales de compra de vivienda, parecen estar sintiendo el pellizco de la asequibilidad de las tasas hipotecarias más altas: Aproximadamente la mitad de los encuestados indicó que sería “difícil” conseguir una hipoteca, el porcentaje más alto desde 2014”.


¿Bajará?

Con la inflación aún pesando sobre la economía y el mercado inmobiliario, ¿debería usted comprar una casa ahora? ¿Y qué tal vender su casa ahora?

Si no le salen los números, está bien esperar a que pasen las cosas en lugar de comprar una casa hoy para superar el aumento de los precios y las tasas, especialmente si es un comprador por primera vez. Si bien es cierto que retrasa la creación de un patrimonio, podría encontrarse en una mejor posición para comprar en el futuro, cuando el mercado se enfríe y sus ingresos hayan tenido la oportunidad de crecer.

“Que la inflación vuelva a bajar no significa que los precios bajen; solo significa que los precios no suben tan rápido”, dice McBride. “Para los compradores de vivienda, un ritmo más modesto de revalorización o incluso un periodo de estancamiento de los precios de la vivienda puede permitir que los ingresos crezcan más. En lugar de presionarse demasiado ahora, es posible que pueda comprar un poco más cómodamente dentro de un par de años si el crecimiento de sus ingresos supera el del precio de la vivienda. Pero no hay garantías, y los alquileres ciertamente se han disparado mientras tanto”.

Dicho esto, es posible que las circunstancias de su vida le obliguen a comprar una vivienda ahora, y esa es una razón tan aceptable como cualquier otra. Dado que está comprando en el punto álgido o casi álgido del mercado, prepárese para permanecer en la vivienda durante un tiempo si quiere salir ganando cuando la venda.


Para los vendedores, las cosas están cambiando un poco. Dependiendo de su lugar de residencia, usted pudiera encontrar menos compradores o tener que bajar el precio. No olvidemos lo que ocurre en el otro lado de la transacción: Cuando vaya a comprar su próxima vivienda, estará compitiendo por un número limitado de propiedades disponibles y, además, es probable que obtenga una nueva hipoteca a una tasa más alta.

Si está decidido a comprar ahora, puede intentar estirar su dinero:

Coloque sus ahorros para el pago inicial en una cuenta de alto rendimiento. Una de las ventajas de la inflación y de la respuesta de la Reserva Federal es el aumento de las tasas de interés en las cuentas de ahorro. Si aún no lo ha hecho, coloque sus contribuciones para el pago inicial en una cuenta de alto rendimiento. Solo asegúrese de que la cuenta le permita acceder a su dinero con facilidad cuando llegue el momento del cierre: algunas cuentas de ahorro en línea tardan tres días en entregar sus fondos cuando los retira.

Considere un prestamista hipotecario con comisiones bajas o sin ellas. Aunque puede ser más cómodo obtener una hipoteca en su banco, los bancos suelen cobrar una comisión de apertura, a menudo el 1% de la cantidad que se pide prestada. Muchos prestamistas no bancarios y en línea no lo hacen, así que si puede encontrar un prestamista sin comisiones con tasas atractivas, mantendrá más dinero en su bolsillo.

Fije la tasa de interés. Cuando encuentre un prestamista y esté listo para solicitar un préstamo, pregunte sobre la posibilidad de bloquear la tasa de interés. Aunque las tasas han bajado ligeramente, los compradores siguen tardando en encontrar una vivienda. Ahora no es el momento de arriesgarse a pagar una hipoteca inesperadamente inasequible.

Puedes seguir a Acceso USA en Facebook, Instagram y Twitter. ¿Sabías que ahora puedes recibir noticias de finanzas por whatsapp? Descubre nuestro canal aquí. Envíanos un WhatsApp con la palabra Acces USA al +1 (305) 496-4199 para suscribirte a la lista de difusión.

Suscríbase para estar informado
#TuNoticiaLocal

Manténgase actualizado sobre las últimas noticias y tendencias en la comunidad latina.

#TuNoticia
Derecho de Autor Normas de Privacidad Condiciones de Uso