Inmigración

¿Afecta la bancarrota para obtener la green card o la ciudadanía estadounidense? Evita estas situaciones peligrosas

Todos lo inmigrantes, hasta los ilegales, pueden presentar una declaración de bancarrota.
Todos lo inmigrantes, hasta los ilegales, pueden presentar una declaración de bancarrota. Getty Images/iStockphoto

¿Pensando en declararte en bancarrota por deudas de tarjetas de crédito, facturas médicas o préstamos personales?

Aunque bancarrota e inmigración no están vinculadas al estatus migratorio, hay que meditar con conocimiento de causa antes de entrar en quiebra. La bacarrota es un registro con una base de datos pública accesible a todos y también a los Servicios de Ciudadanía e Inmigración de Estados Unidos (USCIS).

Declararse en quiebra no es ni un delito ni aplica la regla carga pública establecida por la administración de Trump, ni tampoco existe ningún estatuto específico en el ley o Código de Bancarrota que aborde su relación con la ley de inmigración (INA), pero es de vital importancia no complicar aún más el proceso migratorio porque puede tener consecuencias al solicitar la green card o la ciudadanía.

La ley de bancarrota estadounidense no requiere que las personas que entran en este proceso sean ciudadanos legales de EEUU, por lo que algunos inmigrantes ilegales pueden presentar una declaración de quiebra.

A pesar de no ser un problema para un inmigrante, para resolver determinadas situaciones con USCIS lo más importante es decir la verdad al llenar los formularios y proporcionar toda la información relevante.

Cómo se comportan los inmigrantes durante este proceso de bancarrota para evitar posibles obstáculos con USCIS es clave a la hora de asegurar el estatus migratorio, insisten los especialistas en bancarrota e inmigración.

Las mejores opciones de bancarrota para inmigrantes

Hay tres opciones de bancarrota para los inmigrantes estadounidenses: Capítulos 13, 7 y 15.

Cuando se trata de resolver problemas de inmigración, dicen lo abogados de bancarrota que, en principio, las mejores opciones son solicitar el Capítulo 7, que elimina todas las deudas no garantizadas —sin aval— incurridas por el deudor en los últimos 180 días, y el Capítulo 13, que permite restaurar las deudas y pagarlas en un período de 3 a 5 años.

Aunque declararse en quiebra es un salvavidas al que agarrarse, siempre tiene que ser considerado como el último recurso para salir a flote ante una crisis financiera, sobre todo, cuando afecta para obtener la tarjeta de residencia e, incluso, la ciudadanía.

Si va a iniciar un proceso de bancarrota, es necesario la ayuda de un abogado especializado para saber cuál es el tipo de quiebra que más protección aporta a su caso migratorio.


Situaciones peligrosas con inmigración

En la mayoría de las situaciones, la bancarrota no importará a efectos de inmigración, aunque hay algunas situaciones en las que declararse en bancarrota podría afectar su estatus migratorio.

Cuando es un moroso de impuestos, el IRS puede denegar la solicitud de inmigración para la residencia o ciudadanía, así como impedir el ingreso en territorio estadounidense.

El impago de la pensión alimenticia o “child support”, dependiendo siempre de las circunstancias de cada caso, tiene sus consecuencias a la hora de solicitar la green card, ciudadanía e incluso obtener visa norteamericana. Esta deuda puede ser reclamada tanto para niños que viven dentro del territorio estadounidense como en el extranjero.

Esta circunstancia, considerada como de mal carácter moral, puede llevar a la deportación directa. Dependiendo de la cantidad adeudada, algunos ciudadanos estadounidense no pueden obtener un pasaporte ni viajar fuera de EEUU.

GettyImages-1271705122
La deuda de los estadounidenses aumentó en el 2021 y deben como promedio $8,590 en tarjetas de crédito, según estudio del sitio de finanzas personales WalletHub. Willie B. Thomas Getty Images

Otra circunstancia considerada también de mala fé se da cuando algunas personas usan la bancarrota para evitar pagar un estilo de vida inusualmente lujoso como reservar costosas vacaciones a crédito y luego declararse en bancarrota para no asumir el gasto de decenas de miles de dólares. Esto también afecta a un caso de inmigración y ciudadanía.

Las deudas que acaban en un asunto penal como fraude y estafas impiden la residencia permente, la ciudadanía y todo tipo de peticiones de visas de inmigrante. También, puede ser conisderado inadmisible cuando llegue a un puerto de entrada en EEUU.

Cuando las deudas son por facturas médicas, puede convertirse en un problema de carga pública si el Medicare paga el importe de la factura.

Si la declaración de bancarrota muestra que un delito de bancarrota o un delito alternativo según la ley de EEUU, como evasión fiscal, fraude fiscal o robo de identidad, esto afecta directamente al estado migratorio y la solicitud de ciudadanía.

Mentir en una petición de bancarrota está considerado fraude, y por lo tanto está tipificado como un crimen, que afecta negativamente a una petición migratoria.

A pesar de no hacer un juramento en audiencia pública, firmar con su nombre en un documento legal, sabiendo que el documento contiene información falsa, como su petición de bancarrota, es considerado mentir bajo juramento.

Además, ser condenado por un delito de bancarrota puede dar lugar a sanciones económicas adicionales, así como a una pena de prisión.

En todo caso, ignorar una deuda puede impedir solicitar ciertos beneficios migratorios como la petición de un cónyugue y familiares como hijos, padres y hermanos.

Es importante llegar a acuerdos con los acreedores o utilizar un plan de gestión de deuda a través de asesores crediticios que ayudan a desarrollar un plan de pago de deuda para depositar cierta cantidad al mes sin estar en contacto con los acreedores. Organizaciones sin ánimo de lucro como National Foundation for Credit Counciling ofrecen este servicio de asesoramiento crediticio a un precio módico o totalmente gratuito.


¿Cómo afecta a un indocumentado un caso de quiebra con USCIS?

Para que un indocumentado pueda presentar un caso de bancarrota necesita un Número de Identificación Personal del Contribuyente del IRS (ITIN), necesario para los extranjeros residentes y no residentes que tienen que declarar su impuestos federales pero no son elegibles para un Número de Seguro Social (SSN).

Al comparecer ante la corte, un indocumentado ha de presentar su ITIN para demostrar su identidad.

Este proceso afecta a su estado migratorio, ya que los oficiales de inmigración miran con lupa el requisito de buen carácter moral, imprescindible para convertirse en ciudadano estadounidense.


Esta historia fue publicada originalmente el 5 de octubre de 2022 0:58 pm.

Isabel Olmos es reportera de Servicio Público. En el Nuevo Herald ha escrito historias para Trasfondo, Locales, Revista Viernes y Galería 305, y ha cubierto temas fundamentales como salud, arte, cocina y viajes. Es guionista de documentales para televisión. Es Licenciada en Periodismo por el C.E.U. Universidad San Pablo de Valencia, España.
Suscríbase para estar informado
#TuNoticiaLocal

Manténgase actualizado sobre las últimas noticias y tendencias en la comunidad latina.

#TuNoticia
Derecho de Autor Normas de Privacidad Condiciones de Uso