Inmigración

La ONU teme que los huracanes agraven las crisis migratorias en América Latina y el Caribe

Los postes eléctricos volaron en Pinar del Río, Cuba, durante el huracán Ian.
Los postes eléctricos volaron en Pinar del Río, Cuba, durante el huracán Ian. AP

Los huracanes Fiona e Ian, que desplazaron a miles de personas en todo el Caribe al azotar varias islas en una región ya en dificultades, crearon el riesgo de una crisis alimentaria más profunda y pudieran desencadenar más migraciones, dijo el viernes la directora regional del Programa Mundial de Alimentos de Naciones Unidas para América Latina y el Caribe.

Puedes leer esta historia en inglés en The Miami Herald.

Lola Castro, quien se encuentra de visita en Washington esta semana procedente de Panamá, dijo que las poblaciones de toda la región ya estaban pasando apuros para llegar a fin de mes debido a la falta de oportunidades, así como a las crisis económicas provocadas por el COVID-19 y la guerra en Ucrania, cuando las tormentas se produjeron, dejando a millones de personas en Guadalupe, Puerto Rico, la República Dominicana, las Islas Turcas y Caicos y Cuba en la oscuridad y en necesidad de ayuda.

“Acabamos de ver los dos mayores [huracanes] de la temporada en dos semanas; uno en la República Dominicana, muy, muy afectada, y en Cuba”, dijo, y señaló que aún le queda tiempo a la que pudiera ser una temporada de tormentas muy intensa.

Los funcionarios de la ONU dicen que su trabajo en 34 países y territorios de la región ha demostrado que existe una conexión entre el hambre, el cambio climático y el aumento de la migración. Según el gobierno estadounidense, los encuentros con migrantes a lo largo de la frontera sur con México han superado por primera vez los dos millones en un año, ya que un número creciente de indocumentados huye de sus países de origen e intenta entrar en Estados Unidos.

Muchos de ellos proceden de Sudamérica y Centroamérica, así como de Cuba y Haití, países estos últimos que están registrando flujos históricos de migrantes que intentan cruzar tanto por tierra como por mar.


Aunque los migrantes se sienten obligados a marcharse por muchas razones, Castro dijo que muchos se ven empujados a hacerlo por factores relacionados con el cambio climático, ya sea por la destrucción de las tormentas y los huracanes, como la que está sufriendo la región actualmente, o por la sequía.

“Están llevando a la gente al límite, a no poder realmente mantenerse en sus comunidades”, dijo. “La pérdida de las cosechas, el no tener básicamente nada que comer o el no tener sistemas sociales que apoyen en sus comunidades, está haciendo que la gente se mueva realmente. Se trasladan a las ciudades, y de ahí en adelante, pasan por viajes muy difíciles, como lo que estamos viendo en el Darién”.

El Tapón del Darién es la región pantanosa y selvática entre Panamá y Colombia, a menudo considerada como uno de los cruces de migrantes más peligrosos del mundo. El año pasado, la ONU dijo que 130,000 migrantes viajaron a través de la región. Solo en los primeros nueve meses de este año, esa cifra ya asciende a 116,000, dijo Castro.

Además de los migrantes que atraviesan Centroamérica, Estados Unidos está viendo un número récord de cubanos y haitianos que intentan llegar a su frontera. El huracán Ian, de categoría 3, azotó el martes el oeste de Cuba tras tocar tierra en la provincia más occidental de Pinar del Río y sumió a todo el país en la oscuridad, lo que desencadenó protestas en la isla. Aunque Haití se salvó del huracán Fiona una semana antes, la República Dominicana no.

Ambos países comparten la isla de La Española y en la República Dominicana viven miles de haitianos, algunos de los cuales han intentado llegar a Estados Unidos a través de Puerto Rico, viajando por el Canal de la Mona en embarcaciones poco seguras.

“Todos están llegando a Estados Unidos, la mayoría de ellos”, dijo Castro.

El Programa Mundial de Alimentos, añadió Castro, ha tratado de aumentar sus esfuerzos a través de la asistencia alimentaria y en efectivo y además de otras oportunidades, pero se necesitan soluciones para abordar las causas fundamentales de la migración.

“Proporcionamos algo de dinero a la gente para que pueda comprar básicamente su cesta de alimentos, o parte de la cesta de alimentos, y luego tratamos de invertir un poco también en educación, salud, etc., para que tengan un mejor medio de vida”, dijo. “Es muy difícil que resolvamos el problema con una sola acción, requiere muchas acciones. Por eso es muy, muy importante que los gobiernos sigan trabajando allí, que se realicen las transferencias de protección social, y también que se establezca un sistema para que estas personas tengan instalaciones educativas adecuadas, instalaciones sanitarias y empleo”.

Castro dijo que su programa está trabajando con las autoridades cubanas para evaluar los daños causados por Ian y cómo responder. El huracán azotó la nación isleña antes de tocar tierra en el suroeste de la Florida el miércoles por la tarde como tormenta de categoría 4.

“Sabemos que muchos de los cultivos, plátano, yuca, mandioca, camote y tabaco, han sido devastados en el oeste del país”, dijo. “Eso ya afecta la capacidad de la gente para tener alimentos a diario, y la de sus campos, pero también afecta los ingresos que tienen por el comercio, porque esta es una zona rica que comercia mucho con estos productos básicos, así como con el tabaco, que también es uno de los principales cultivos comerciales del país”.

En Cuba, dijo, el Programa Mundial de Alimentos ha destinado suministros para unas 250,000 personas durante 60 días, que serán activados tan pronto como lo solicite el gobierno.

Castro dijo que con tantas crisis este año en el mundo, América Latina y el Caribe han estado fuera del centro de atención. A principios de año la agencia esperaba llegar a 8.5 millones de personas en países y territorios que estaban en riesgo de hambre severa, pero con el aumento de los costos de los alimentos, el envío y la falta de fondos, el programa llegará a muchos menos.

“Estamos ante un déficit de alrededor de $359 millones, solo para América Latina y el Caribe, del Programa Mundial de Alimentos (PMA)“, dijo, y añadió que el programa recibió recientemente algún apoyo suplementario de Estados Unidos para Haití, Perú y Ecuador. “La situación es mucho peor de lo que todo el mundo esperaba en este momento”.

Puedes seguir a Acceso USA en Facebook, Instagram y Twitter. ¿Sabías que ahora puedes recibir las noticias de finanzas y inmigración por whatsapp? Descubre nuestro canal aquí. Envíanos un WhatsApp con la palabra Acces USA al +1 (305) 496-4199 para suscribirte a la lista de difusión.

Esta historia fue publicada originalmente el 25 de octubre de 2022 2:51 pm.

Suscríbase para estar informado
#TuNoticiaLocal

Manténgase actualizado sobre las últimas noticias y tendencias en la comunidad latina.

#TuNoticia
Derecho de Autor Normas de Privacidad Condiciones de Uso